Información para oftalmólogos

Error
  • JFolder::create: La ruta no está entre las rutas del 'open_basedir'

¿Qué es sospecha de Glaucoma?

El paciente con sospecha de glaucoma se define como aquel individuo que tiene algún parámetro alterado (PIO, nervio óptico, campo visual, anomalías del seno camerular) o antecedentes importantes de la enfermedad, pero en el que aún no se ha llegado al diagnóstico de la enfermedad o a la exclusión del mismo.

Ante la sospecha de glaucoma es muy importante confirmar si existe o no hipertensión ocular. Esto en general se logra a través de la realización de una curva diaria de presión ocular sin tratamiento. A continuación se debe conocer si existe o no daño de la cabeza del nervio óptico, lo cual se estudia a través de la biomicroscopía de la papila, o en casos de duda, a través de la tomografía confocal de la papila, que es capaz de medir objetivamente al nervio, y saber si hay daño o no, y cuanto daño hay. Además se debe realizar un campo visual, para estar seguros de que no exista daño funcional.

El examen del sospechoso de glaucoma también incluye el examen del segmento anterior con lámpara de hendidura, para descartar la presencia de signos de glaucoma secundario y la gonioscopía, que nos mostrara si se trata de un seno camerular normal o no.

En pacientes con sospecha de glaucoma y con antecedentes heredofamiliares de la enfermedad, es posible efectuar en la actualidad un test de provocación, que tiene alta sensibilidad y especificidad. El test de la Ibopamina por ejemplo, es un test donde se sobrecarga el trabeculado del paciente por medio de una hipersecreción de humor acuoso. Con el mismo se sabe si el funcionamiento es normal o deficiente, y por ende si el individuo habrá de padecer la enfermedad en el futuro.