Información para oftalmólogos

Error
  • JFolder::create: La ruta no está entre las rutas del 'open_basedir'

Tratamiento Médico

El tratamiento médico por medio de la instilación tópica de fármacos hipotensores es la primera línea de elección en glaucomas primarios de ángulo abierto y glaucomas secundarios. De no resultar el mismo y comprobar progresión de la enfermedad, se decidirá cambiar el tratamiento a procedimientos con láser o en su defecto tratamientos quirúrgicos.

Existen distintos y numerosos fármacos hipotensores oculares, los cuales deben utilizarse en distintas líneas a definir: primera línea, segunda o tercera. Durante mucho tiempo se utilizaron para el tratamiento crónico medicamentos como la acetazolamida oral, la pilocarpina tópica, que hoy solo se reservan para casos especiales.

Los fármacos de utilización cotidiana son: betabloqueantes tópicos (selectivos y no selectivos) inhibidores de la anhidrasa carbónica, alfa 2 agonistas adrenergicos y análogos de las prostaglandinas.

Como primera línea de ser posible y no estar contraindicada, debe comenzarse el tratamiento con análogos de las prostaglandinas, de regular la PIO, pueden añadirse betabloqueantes, o inhibidores de la anhidrasa carbónica tópicos, y en caso de requerir otra medicación o no responder a las anteriores, se utilizan los alfa dos agonsitas adrenergicos.

Primera línea: análogo prostaglandínico (una instilación por día)
Segunda línea: betabloqueantes (dos instilaciones diarias)
  Inhibidores tópicos de la A.C. (tres instilaciones diarias)
  Asociación fija betabloqueantes + Inhibidores tópicos de la A.C. (dos instilaciones diarias)
Tercera línea: Alfa-2 agonistas adrenergicos (dos instilaciones diarias)

En este punto el paciente puede utilizar el análogo prostaglandínico + la asociación fija betabloqueante-inhibidor tópico de la A.C. (el primero instilado cada 24 horas y el segundo cada 12 horas). Si bien utiliza dos colirios, esta utilizando en realidad tres drogas con tres puestas al día). Esto se define en la actualidad como terapéutica medica máxima tolerada (TMMT). Es decir que el agregado de una cuarta medicación no mejorara significativamente la eficacia hipotensora, y creara efectos colaterales indeseados. Cuando un paciente no regula con TMMT, se debe instaurar tratamiento con láser o tratamiento quirúrgico para disminuir la presión intraocular y detener la progresión del daño anatómico y/o funcional.