Información para pacientes

Error
  • JFolder::create: La ruta no está entre las rutas del 'open_basedir'

¿Cómo se puede realizar un diágnostico precoz?

Para realizar un diagnóstico precoz, se deben evaluar los tres pilares de la enfermedad: la presión intraocular (PIO), el estado de la cabeza del nervio óptico (papila) y el estado del campo visual (CVC).

La presión intraocular tiene sus valores normales entre lo 9 y los 22 milímetros de mercurio (mm Hg). El glaucoma se caracteriza por un aumento de la PIO por encima de los valores normales. Si bien se puede encontrar la hipertensión ocular en el momento de la consulta, muchas veces la misma es normal entonces, pudiendo estar elevada en otros momentos del día, como por ejemplo a la mañana o a la noche. En los casos en los cuales hay signos de glaucoma en ausencia de hipertensión ocular, es muy importante realizar un monitoreo diario de la presión ocular en busca de fluctuaciones de la misma por medio de una curva diaria de presión.

El nervio óptico se observar al realizar el fondo de ojo, que es un examen de rutina que realiza el oftalmólogo general. También existen métodos de documentación superiores como la retinografía de la papila óptica, y de medición mas exactos: como la tomografía confocal del nervio óptico.

Cuando la presión intraocular estuvo elevada por mucho tiempo, y esto generó la característica afección de la papila óptica que se presenta en la enfermedad, pueden aparecer los defectos en el campo visual (disminución de la vision o perdida funcional) Estos defectos del campo se denominan escotomas, y se estudian con el campo visual computado. En la actualidad existen perímetros no convencionales como el FDT (Frequency Doubling Technology) que permiten una detección del daño campimétrico entre cuatro y seis años antes que con la perimetría convencional.